Fue el curso pasado, cuando vi por redes sociales algo sobre un nuevo deporte. Inclusivo decían, mezcla de otros conocidos pero algo nuevo. En todos los coles he visto siempre ganas de encontrar algo que cumpliera esas características, pero no siempre los deseos se cumplian.

 

Aún había poca información, pero preguntando y poco a poco llegué a la cabeza de la asociación que lo inventó y promueve, me encontré con Manu. Todos me dijeron que era un tipo excepcional y que me ayudaría en todo lo que necesitara. Y desde luego que lo es y gracias a su contagiosa ilusión pudimos arrancar.

 

El curso pasado iniciamos este deporte, el RINGOL, en el último trimestre y en principio para quinto curso.

Rápidamente se extendió, mi compañero José Ángel lo extendió al segundo ciclo y a sexto. Incluso aparecieron en los recreos adaptaciones espontáneas de los propios alumnos. Sin duda nos enamoró a maestros y alumnos y estaba claro que este año repetíamos y AMPLIÁBAMOS.

 

Un año después y tras un par de aplazamientos provocados por la lluvia, no solo ha crecido en el cole sino que presentamos nuestro equipo. Los primeros representantes del centro en un evento deportivo. Una jornada fabulosamente organizada, y en la que sobretodo el buen rollo imperaba gracias a los maestros que demostraban que jugar y competir sin dejar de lado el apartado formativo es posible.

 

Evidentemente lo importante no era ganar, pero nuestros alumnos ganaron y mucho. Y no partidos, que también alguno cayó. Ganaron en cooperación, en compañerismo, en organizarse autónomamente en un espacio desconocido, en responsabilidad ante el grupo: horarios, respeto, saber esperar, gestionar éxitos y fracasos, y un largo etcétera que solo los allí presentes comprenderán al 100%.

 

Este curso, unos cuantos alumnos han ganado todo eso, pero otros 200 vivieron el RINGOL en el cole. Y disfrutaron de descubrir un deporte desde cero, de mejorar su habilidades motrices, de tener que inventar sus propias estrategias por no tener un modelo como en otros que pueden ver fuera del ámbito escolar, el aceptar que TODOS juegan y son necesarios, valorar que cada uno tiene unas habilidades pero que si juntamos las de todos se forma UN EQUIPO.

 

Muchas gracias a los miembros de la ASOCIACIÓN DEPORTIVA RINGOL, porque desde luego que tras dos cursos y un encuentro con tantos apasionados del deporte, vuestra propuesta la hago mía y ha llegado para quedarse.

 

Y por supuesto gracias a Manu, que antes comenté que me dijeron que era excepcional y se quedaron cortos. Manu, eres muy grande y no porque me lo hayan dicho, sino porque ya lo sabía yo desde hace más de 20 años y no solo me has dado un deporte que desarrollar en mi profesión sino que además has sido el culpable de que volviese a mi cole de toda la vida dos décadas después de que ambos salieramos de sus aulas.

 

 

## Noticia recuperada: en su fecha la web por error no mostraba los artículos correctamente ##