La actividad que hicimos el otro día está basada en la idea de Santi Moll que podéis ver en su web JustificaTuRespuesta de forma más detallada. En mi caso la he utilizado en las primeras sesiones para comprobar que el trabajo en grupo, bien organizado, es más efectivo que las actuaciones individuales. Este curso lo he unido con el lema del cole para 2017/18: JUNTOS SOMOS INVENCIBLES, que me venía al pelo.

 

Para esta actividad necesitamos

  • Duración: 15-20 minutos.
  • Alumnos: todos los del curso.
  • Materiales: la silla de cada alumno.

 

Desarrollo de la dinámica

Como casi todas estás actividades procuro que todo empiece con muchas incógnitas. No doy pistas de lo que se va a hacer, ni mucho menos de lo que se pretende con ello. Así que simplemente les voy dando instrucciones paso a paso de lo que quiero que hagan. Para esta actividad hay que despejar el centro de la clase, así que lo primero que les pido es precisamente eso, que sean ellos lo que retiren las mesas a los lados y coloquen las sillas en el centro.

Un vez la clase está despejada se les dice que coloquen las sillas en dos filas enfrentadas, tal y como veis en la foto.

 

Ahora es cuando en realidad comenzamos la dinámica, pidiéndole a cada alumno que se ponga de pie en su silla. En este momento ya la expectación va subiendo y si no están acostumbrados a dinámicas de grupo debemos ir controlando los nervios que empezarán a aparecer.

Desde esa posición inicial vamos retirando poco a poco una silla cada vez. Por supuesto avisamos de la que vayamos a retirar y, si es necesario, damos unos segundos para que piensen como organizarse. La idea es que aunque se vayan retirando sillas, toda la clase permanezca de pie usando las que queden. Ahí es donde empezarán a colaborar, compartiendo espacio en las sillas.

Se trata de ir poco a poco hasta dejar a toda la clase de pie en el menor número de sillas posibles. Evidentemente iremos despacio y pararemos cuando veamos que si retiramos una más alguien del grupo podría caerse. En mi caso, en sexto de primaria, 22 alumnos se quedaron en 8 sillas sin excesiva dificultad.

 

Tiempo de reflexión

Una vez terminada la ejecución de la dinámica es tiempo para pensar en lo ocurrido. En nuestro caso queríamos ver que si se organizan, colaboran y comparten su espacio son capaces de funcionar como un verdadero equipo y lograr casi todo lo que se propongan, potenciando así la mejora de la conciencia de grupo.

 

Os animo a todos a probarla y, por supuesto, reitero las gracias a Santi Moll por compartir su idea.