Hoy hemos tenido una nueva experiencia en el aula. Desde hace un par de semanas nuestro centro no es ajeno a la moda globalizada de los Spinners, ese cacharrito que nuestros alumnos e hijos hacen girar sin parar y que a veces parece no tener sentido para los adultos. Mucho se está escribiendo en los últimos días sobre su conveniencia o no, sobre cuando usarlo o no, o sobre para quien puede estar indicado.

 

Pues hoy los alumnos de quinto se han sorprendido al ver que podía ser usado en el aula, evidentemente bajo control y con una tarea concreta. Lo hemos usado en mates y nos ha ayudado a buscar nuevas sumas y restas en el Sistema Sexagesimal. Los alumnos encantados, yo como profe muy contento al verlos trabajar tranquilos, en equipo y contentos.

 

No sabemos cuando, puede que sea una sorpresa o no, pero siempre que sea útil para aprender seguimos abiertos a usar las cosas que a nuestros alumnos les gustan, aunque los adultos a veces no las comprendamos.